Lo que es el hombre delante de Dios, eso es y nada más. San Francisco de Asís.
ENVÍA LOS PROYECTOS DE TU FRATERNIDAD A: acc.social@franciscanosseglares.es (y/o) comisiondeaccionsocialofs@gmail.com
GRACIAS POR AYUDARNOS A AYUDAR

lunes, 13 de febrero de 2017

MÁS GENTE COMPROMETIDA

EL MUNDO NECESITA MÁS GENTE COMPROMETIDA
El eslogan de Manos Unidas está claro, nos dicen que debemos cambiar nuestro estilo de vida.
No podemos quedar indiferentes e impasibles ante esta terrible y vergonzosa situación, tenemos que ser más solidarios y actuar, ya mañana puede ser tarde para millones de personas.
“Dios no creo la pobreza, fueron los hombres con su falta de solidaridad con sus hermanos” (Santa Madre Teresa).
La campaña de Manos Unidas, además de recabar fondos para hacer posible los proyectos que lleva adelante, sacude nuestras conciencias, nos ayuda a ver el mundo de la pobreza con los ojos del corazón y nos invita a vivir de otra manera para que otros puedan sencillamente vivir; palabras éstas de D. Ciriaco Benavente, obispo de Albacete.
El papa Francisco habla de la “globalización de la indiferencia”. Manos Unidas lo sabe. Y sabe que reconocer afectiva y efectivamente al otro como hermano exige un cambio del propio corazón, que solo es posible cuando el amor se recibe como regalo de Aquel que es Amor. Acogiendo el Amor como don podemos hacernos don de amor para los demás.
José Martínez Cano, ofm que fue Asistente de la Ofs, nos lo dijo: tenéis que hacer algo, apuntaros a alguna organización, como Manos Unidas, Cáritas, etc. porque aunque seáis mayores, sólo con pagar vuestra cuota estáis contribuyendo para que los sí pueden, hagan realidad los proyectos.
─ ¡Oye, que estamos pensando hacer un proyecto…!
─ Vale, vale; pero limitaros a pedir dinero nada más, que no comprometa.
Seguro que tú has escuchado alguna vez éste dialogo ¡que no comprometa!
La acción social en la empresa se traduce en ayudas a los empleados, generalmente serán ayudas económicas.
Acción Social, ser solidario.
─  ¿Y en vuestra fraternidad qué hacéis?
─ Nada, nos reunimos; vamos a un retiro, al tercer domingo, y ya está.
En la vocación sientes que eres llamado, respondes, te integras en la Iglesia y en un momento dado necesitas algo más, ese algo más, ese dar un paso hacia delante, comprometerte en algo más profundo, puede ser el ingreso en una Orden; y pasado el tiempo vuelves a sentir la necesidad de un paso más, una vuelta más de tuerca, ¡pero qué! ¿Manos Unidas?¿Cáritas? Ha no, tener que ir, tener que estar con la gente, involucrarte, ¡obligaciones!
─  Pero sí hay mucha gente que lo hace, y además ¿no estás jubilado?
─ Sí pero estoy apuntado a cursos, los nietos, los amigos…¡no tengo tiempo!
Todo esto está muy bien pero, ¿donde está Dios en nuestra agenda diaria?.
La ideología cristiana se encarga de inculcarnos que hay que amar a Dios y al prójimo, que es el primer y el único mandamiento, en el que se resumen todos los demás.
Pero confundimos el deber de hacer cosas buenas y el amor. No se viven desde el corazón.
Hacer el bien común, procurad hacer el bien.
Al levantarnos decimos:
─ Señor ¿Qué quieres que haga? Utilízame para lo que Tú quieras.
Al Reino le basta nuestra acción reducida, nuestra presencia sencilla, nuestra pertenencia de amor a nuestro único Señor.
Nuestro hermano franciscano, Carlos Amigo, en su libro Francisco de Asís Historia y leyenda libro intenso, profundo, un apartado nos dice, nos habla, de cómo  acomodamos a Dios a nuestra conveniencia e intereses.
El espíritu franciscano se traduce en modos de acción y en realizaciones concretas, aceptar la necesidad del hermano como mandato evangélico de caridad y amor fraterno.
Ser gente comprometida ¡aunque nos cueste!

PAZ Y BIEN

No hay comentarios:

Publicar un comentario